MANIPULACION DE PLAGUICIDAS

Blog de Josep Serrano Albir

Lucha integrada – Leptocybe invasa “Avispa de la Agalla”– Eucalipto

Posted by Josep en 12 junio 2011

Leptocybe invasa Fisher & La Salle

Aspectos de su biología y daño

Leptocybe invasa es una pequeña avispa fitófaga (Hymenoptera: Eulophidae) de aproximadamente 1,1 a 1,4 mm de largo, probablemente originaria de Australia y de la que hasta el momento, sólo se conocen las hembras (se trataría de una especie telítoca). La coloración general de su cuerpo es castaño oscura con brillos metálicos azul-verdosos particularmente en la cabeza y el tórax; las antenas con el artejo basal amarillento, resto de los antenómeros castaño a castaño claro, las patas son de coloración amarillenta a excepción de las coxas medias y posteriores que son del mismo color que el cuerpo.

Una vez transcurrida la brotación de las plantas, las avispas colocan sus huevos insertándolos sobre la superficie adaxial de las nervaduras principales de las hojas, pecíolos y tallos en crecimiento ya sea en árboles jóvenes o maduros. Esto determina la aparición de agallas (1- 2 semanas después de la oviposición) como respuesta de la planta al ataque del insecto. La coloración y forma de las agallas varía en función de su madurez lo cual está ligado al desarrollo del agente causal (avispa). Las agallas pueden tener una coloración verdosa a castaña clara o bien rosada intensa pudiendo reconocerse hasta cinco etapas de desarrollo. En muchas ocasiones la presencia de múltiples agallas determina que las hojas se enrollen y en ataques intensos puede ocurrir la defoliación o bien que los brotes tiernos colapsen. El debilitamiento y el retraso en el crecimiento de los árboles es una consecuencia directa de los ataques debidos a la avispa; cuando éstos suceden en plantaciones jóvenes pueden ocasionar la muerte de las plantas. No se sabe aún cómo afecta esto a los árboles maduros. L. invasa es una amenaza cierta a nivel de los viveros comerciales.

El desarrollo de las avispas transcurre en el interior de las agallas donde las larvas se alimentan de tejido vegetal hasta alcanzar el estado de pupa; una vez que el adulto completó su desarrollo, realiza un pequeño orificio bien visible por donde abandona la agalla.

Estudios conducidos en Israel, indicaron que la oviposición en el campo comienza durante la temporada de calor (abril-octubre); en infestaciones artificiales realizadas sobre plantas de eucalipto mantenidas en invernaderos, el tiempo de desarrollo desde el estado de huevo al nacimiento de los adultos fue de aproximadamente 130 días. Cuando los adultos fueron alimentados con agua-miel, la longevidad de los mismos alcanzó valores promedio de 6,5d mientras que la misma se redujo fuertemente a 3,7d con la única provisión de agua.

Estudios desarrollados en países del Cercano Oriente (Irán, Israel y Turquía), indican que L. invasa puede tener de dos a tres generaciones anuales.

Rango de hospederas

Leptocybe invasa es una especie que puede ser considerada como moderadamente oligófaga ya que su rango de huéspedes se restringe al género Eucalyptus spp., atacando varias especies entre las que se destacan: E. botryoides, E. bridgesiana, E. camaldulensis, E. deanei, E. globulus, E. grandis, E. gunnii, E. nitens, E. robusta, E. saligna, E. tereticornis y E. viminalis, e híbridos.

Distribución mundial

La “avispa de la agalla” se ha convertido en la última década (2000-2009), en uno de los insectos invasores de mayor relevancia a nivel mundial en plantaciones de eucaliptos. Con un posible origen en Australia (o áreas del Pacífico cercanas), actualmente se la encuentra en África (Algeria, Kenia, Marruecos, Sudáfrica, Tanzania, Uganda), Asia (India, Israel, Irak, Irán, Jordania, Siria, Tailandia, Turquía, Vietnam), Europa en la mayoría de los países del área Mediterránea (España, Francia, Grecia, Italia, Portugal), Oceanía (Australia, Nueva Zelanda), Norte América (Estados Unidos) y Sudamérica (Brasil).

La dispersión de este insecto, naturalmente limitada por su pequeño tamaño y su capacidad de vuelo reducida se ve fuertemente acrecentada por su potencial para infestar plantines a nivel de viveros forestales (dispersión antrópica).

Posibles estrategias de lucha contra L. invasa

A pesar de la importancia alcanzada por L. invasa a nivel mundial como problema acuciante para los eucaliptos, todavía no existe una estrategia de manejo para esta importante plaga forestal.

Si bien se ha evaluado la posibilidad de su control químico, la mayoría de los productos evaluados se han mostrado ineficientes y no existen formulados que estén registrados oficialmente para su empleo en forestales; de todas maneras la utilización de esta práctica sólo podría ser aplicada a nivel de los viveros o plantaciones muy jóvenes y en todo caso debería contemplar a aquellos productos cuyo modo de acción fuera sistémico y de bajo impacto en organismos benéficos.

Considerando que el ataque de L. invasa ocurre con frecuencia en árboles en crecimiento, el monitoreo exhaustivo a nivel de viveros forestales así como en plantaciones jóvenes recientemente implantadas, constituye una herramienta de fundamental importancia para detectar el inicio de las infestaciones (presencia de agallas recientes) y evitar entonces, una mayor dispersión de la plaga manejando adecuadamente el destino de los plantines.

En este sentido los monitoreos deberían contemplar entre otros aspectos:

1- Fecha

2- Ubicación geográfica (geo-referenciada en lo posible) de los cultivos afectados

3- Cantidad de plantas infestadas con agallas

4- Intensidad del ataque en base a una apreciación relativa (baja, regular, elevada)

5- Estado de desarrollo de las agallas (incipientes, bien desarrolladas, con orificios de salida) y coloración de las mismas

6- Disposición de las agallas (hojas, pecíolo, tallos) así como su ubicación relativa en la planta (estrato inferior, medio, superior)

En una primera aproximación el monitoreo podría efectuarse inspeccionando aquellos árboles (n= 60) ubicados en tres (3) transectas contiguas desde el borde de la plantación hacia el centro separadas unos 10m entre sí.

Posibilidades para el Control Biológico de L. invasa

Considerando que: 1- L. invasa es una plaga exótica, 2- que esta condición reduce la posibilidad de hallar en el ámbito local enemigos naturales específicos capaces de regular su abundancia poblacional y 3- que esta especie invasora estaría en una etapa preliminar de su colonización y establecimiento, surge la posibilidad de implementar una estrategia de Control Biológico Clásica, basada en la introducción de enemigos naturales específicos de L. invasa. Esta alternativa de lucha contra la “avispa de la agalla del eucalipto”, está siendo considerada en países como Australia, Israel, India, Sudáfrica y Brasil. Dos especies de avispitas parásitas (Hymenoptera: Eulophidae, Tetrastichinae) han sido mencionadas en Australia como enemigos naturales de L. invasa, ellas son: Quadrastichus mendeli Kim & La Salle ySelitrichodes kryceri Kim & La Salle. Estos parasitoides fueron introducidos en Israel para el control biológico de la “avispa de la agalla”. Se trata de avispitas ectoparásitas muy pequeñas (aproximadamente 1mm); Q. mendeli es uniparental (sólo hembras) mientras que S. kryceri es biparental (machos y hembras presentes) y parasitan larvas de L. invasa tanto jóvenes como maduras. Ambas especies de biocontroladores pueden sobrevivir hasta seis (6) días alimentados con agua-miel. Los parasitoides pueden atacar aproximadamente entre 2.2 y 2.5 agallas por día.

En la India se han iniciado estudios para evaluar la eficiencia de Megastigmus sp. (Torymidae), Aprostocetus spp. (Eulophidae), Parallelaptera sp. (Mymaridae) yTelenomus sp. (Scelionidae) como potenciales agentes para el control de L. invasa.Aprostocetus sp., también fue liberada en Israel.

Tanto L. invasa como sus parasitoides posiblemente hayan co-evolucionado juntos en su ambiente natural (Australia) lo cual permite suponer una buena relación huésped-parasitoide, siendo este aspecto de importancia para el control biológico de la plaga en países donde L. invasa es exótica.

Figuras 1-4. Agallas producidas por Leptocybe invasa en Eucalyptus camaldulensis, INTA, Castelar, abril, 2004.

Figuras 1-4. Agallas producidas por Leptocybe invasa en Eucalyptus camaldulensis, INTA, Castelar, abril, 2004.

Figuras 5-12. Leptocybe invasa, formas inmaduras y adultos obtenidos de agallas colectadas sobre Eucalyptus camaldulensis en INTA, Castelar, Buenos Aires, Argentina, 2010.

 

Figuras 5-12. Leptocybe invasa, formas inmaduras y adultos obtenidos de agallas colectadas sobre Eucalyptus camaldulensis en INTA, Castelar, Buenos Aires, Argentina, 2010.

 

 

Texto extraido del BOLETÍN MIP – Manejo Integrado de Plagas

Este boletín es editado en el Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMYZA) INTA – Castelar

Dirección Postal: Las Cabañas y De los Reseros s/n. C.C. 25. 1712 Castelar. Argentina Tel: (011) 4481-4320/4420/7077 o 4621-3316. Biblioteca Int. 108

www.inta.gov.ar/imyza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: